La comunicación imposible

Intentos y otros

18 agosto, 2007

Flores de sakura


El pequeño Mitsuya despierta sobre exaltado una mañana y se dirige rápidamente a la habitación de su padre, quien recién está sacudiendo las sábanas.
- ¡Papá! Dime ¿Qué es el Zen?
El padre, que estaba esperando esa pregunta desde hacía muchos años, se acerca al niño y lo besa. Luego juntos pasan al comedor para tomar desayuno. Al poco rato salen a jugar al jardín y ríen muchísimo persiguiendo las flores de sakura que el viento hace bailar en el aire. Son verdaderamente felices.
Transcurren varios años y Mitsuya conoce el amor; tiempo después nace su primer hijo. Cuando el niño alcanza la temprana edad de seis años, una mañana despierta sobre excitado y dando de trancos ingresa a la habitación de su padre, quien recién se despertaba.
- ¡Papá! Tienes que decirme qué es el Zen.
Mitsuya, que estaba esperando esa pregunta desde hacía muchos años, se acerca a su hijo y le da un beso. Más tarde, en el jardín, contemplan juntos como las flores de sakura tiñen de blanco el universo.
D.A.S.B.

4 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal