La comunicación imposible

Intentos y otros

22 mayo, 2007

Alonso Higa Fujiwara


Cumpleaños de mayo

Visito la prefectura de Gunma, a dos horas al norte de Tokio por la autopista moderna, gracias a la invitación de mi buen amigo Eikichi Tunoda. Con mucha cordialidad me recibe su familia y luego de las formalidades de rigor me animan a acompañarlos a dar una vuelta por el barrio antiguo de Ikaho.
Durante el trayecto Tunoda-san me habla de su trabajo y de cómo había mejorado su desempeño el último año. También ríe contándome anécdotas de sus compañeros en la fábrica de “Sawa Fuji”, pero extrañamente concede mucho detalle a un suceso reciente ocurrido en una fiesta infantil donde fue invitado:
“Me conmovió mucho el regalo del padre, enviado desde el extranjero para el cumpleaños del niño: un oso de felpa. A simple vista el muñeco no le gustó al pequeño, quien lo deja rápidamente con los demás obsequios, dando de brincos y reclamando un poco más de golosinas.”
Mi buen amigo queda en silencio por un rato –ya no sonríe- y luego, con notoria afectación, concluye:
“Qué tristeza la del padre, que por cuestiones de espacio está impedido de mostrar sus verdaderos afectos; entre su amor y el cariño del pequeño existen muchos kilómetros de distancia.”
Nuestro paseo queda plasmado en unas cuantas fotografías que la esposa de mi amigo ha tomado. Me despido rezando bendiciones.

Las tardes cálidas del Quinto Mes perturban mi ánimo, por ello el viaje de regreso es insoportable. “Qué tristeza la del padre” truena en mi conciencia, mientras veo los tejados decorados con carpas de colores por kodomo no hi.
Con los ojos humedecidos compongo la estrofa inicial de un poema que pienso culminar el día que se celebre el séptimo cumpleaños de mi niño:

Gracias a los hijos
las distancias
son más distantes.


Alonso Higa Fujiwara (Trujillo, 1971) es un nikkei peruano que ha emprendido viaje hacia el país de sus ancestros: Japón. Bachiller en literatura por San Marcos, trabaja como traductor al castellano en la Ueno Gakuen University, en Tokio. En Perú ha dejado a su hijo, Santiago Masahide, quien suele ser el principal motivo de sus textos. Tiene en preparación su primer libro que, a manera de diario de viaje, habla de sus vicisitudes en Nihon. Esta es su primera colaboración para este blog, donde publicará eventualmente para ir esbozando el cuerpo de su libro, escrito al estilo haibun.
En la foto: Acceso a Ikaho Shinrin Koen (Parque del bosque)
en Shibukawa-shi, Ikaho. Gunma.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal