La comunicación imposible

Intentos y otros

02 marzo, 2007

LIMA o la desocupación de la arcadia

.
Desierto,

hemos crecido en medio de un desierto.
Y así, poco a poco,
muere el valle de Lima
tan inverosímil y austero
como para acostumbrarnos a la sed
y no al agua.

Nuestra madre es una estepa,
nuestro padre
el mediodía bajo el sol,
nuestra casa una bella posibilidad
de lluvia indiscutible...

cumpliendo con nuestra voluntad de arena
nos hemos nutrido del desierto:

toda la costa de mi país es un sueño.
D.A.S.B

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal