La comunicación imposible

Intentos y otros

04 marzo, 2007

La poesía está hecha para los amigos: Romy Sordómez

Con los pulmones llenos de furia, por soplar su saxofón ante la tumba de la niña que era, Romy escupió varias veces sobre el retrato familiar. Salió a la calle para encontrar al culpable de todo eso y me encontró a mí –por desgracia- sentado tranquilo en una banca del parque Owen. Compartimos un cigarrillo (lo cogió firme a pesar del tourette) y luego me pateó duro con sus zapatillas naranjas. Así desapareció.
Años después nos encontramos en la universidad; estaba mas tranquila: ya había encontrado al culpable. Ahora sólo escribía poesía.

If I should lose you
( Si yo te perdiera)

No quisiera sólo
ser arena sobre tu estrecha pierna torcida
ni escorpión
bajo la guedeja de tu vientre pulposo
ni gemelo taciturno
de tu incansable boca húmeda.

Debe haber algo más
que la posesión estratégica de los cuerpos
Algo así como
mi madre y mi padre
bailando If I should lose you
(Si yo te perdiera)
detrás de la cortina
de la bañera,
hace veintidós años.
.
Romy Sordómez Patiño. Lima, Perú. 1982. En el año 1999 corría una voz por el Patio de Letras de la Universidad de San Marcos, diciendo que una excepcional niña de 17 años escribía unos versos feroces protegidos por un espíritu proveniente del Montparnasse parisiense. Odié mucho ese esclarecimiento (odiando más a la poeta que procuraba tales elogios). Por ello nunca busqué hablar con la autora, aunque las amistades mutuas nos juntaban siempre en alguna cafetería. Un año después, gracias a la petulancia poética que afloró en mí, unos amigos nos agrupamos en un movimiento poético, invitándola a participar a ella. Eso fue suficiente. Semanas después fui su novio, luego su ex novio y por último su hermano del alma. Entre tanto ella seguía escribiendo y aunque decía que nunca quería publicar, obligada tuvo que entregar unos poemas para que salieran en la revista Sociedad Elefante, que dirigíamos juntos. Luego publicó los libros Vuelta alrededor del parque (Sociedad Elefante, 2002), Vacas negras en la noche (Sarita Cartonera, 2004) y Présago (Santo Oficio, 2005), especulo yo sin presión ajena. Actualmente vive en España, porque a un español de mucho genio se le ocurrió casarse con ella. Ahora, sigue escribiendo poesía, pero también cocina todos los domingos para su familia.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal