La comunicación imposible

Intentos y otros

12 octubre, 2009

Sobre la orilla


El viaje hasta Tsuruga fue rápido y apacible. El mar, piadoso con este hyohakusha, ha permitido que toque puerto sin contratiempo.
Abre el vigésimo noveno día del Octavo Mes y los quejidos de las ocas salvajes me dan la bienvenida. Todavía sin luz –y repentinamente perturbado– me encuentro solo y un ardiente temor a perder todo lo andado me embarga: este triste amanecer penetra en mi corazón como un dolor antiguo.
Decido caminar por la playa para mitigar en algo mi pena y me hallo otra vez desolado al rayar el sol. ¡Cuánto sufrimiento y tan poco cuerpo para aguantarlo!
Sentado sobre la arena, el mar penetra en mis pensamientos. Rendido, escribo este poema en un pliegue de mi hakama:

Se retira la ola:
en la orilla
queda mi tristeza.



Por el pequeño sendero interior.


D.A.S.B.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal