La comunicación imposible

Intentos y otros

05 abril, 2009

Jardines de Kyoto

Después de pasar dos días recorriendo la ensenada de Otsu, he reavivado mis ganas de hallarme entre flores y poesía. Así llego a puertas de la capital, justo cuando las festividades de tsukimi han llevado a una multitud sobre los jardines de árboles de cerezo. Me pierdo durante la tarde entre los niños y mujeres que ofrecen dango a los extraños como yo, y cuando anochece, me recuesto sobre la hierba para ver a la luna llena. Bajo esta comunión, siento calma para compartir con la gente que me acompaña; así, de improviso, digo este poema:

Terco resplandor
en el cielo:
compañía del conejo.

Un hombre, que ha bebido demasiado, responde con la siguiente estrofa:

Vuelvo y vuelvo;
la noche se escapa
de mi sakazuki.

Muchos de los allí presentes ríen a placer. Ante eso una mujer, que está acompañada por dos niñas, replica con voz firme:

Nada se puede asir:
abajo el cinturón,
arriba la luna.

La gente celebró esta última intervención con otro estallido de carcajadas. Después de esto, con la algarabía propia de la fiesta, bailamos y cantamos.
Cansado, hallo posada cerca de Rokuonji. Con una sonrisa cierro los ojos y pienso: mañana habrá peregrinaje.

Por el pequeño sendero interior

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal