La comunicación imposible

Intentos y otros

19 enero, 2007

Acuerdos y transgresiones

Acabo de formalizar mi alianza con El principio de cooperación comunicante, propuesto por H.P. Grice, hacia 1975, y que se podría explicar con los siguientes términos:
“Contribuye a la conversación del modo solicitado, en la fase requerida, con un objetivo común inmediato y de forma consecuente a los compromisos convencionales establecidos”

Es decir, la total obediencia a las cuatro máximas cooperativas (de cantidad, calidad, relación y manera) para efectuar una conversación perfecta:

Máxima de cantidad:
1. Haz que tu contribución aporte la información requerida por los objetivos del intercambio en discurso.
2. Haz que tu contribución no sea más informativa de lo necesario.

Máxima de calidad:
Intenta contribuir con información verídica, y en particular:
1. No digas aquello que consideres falso.
2. No digas nada que no sea susceptible de comprobación.

Máxima de relación:
Sé pertinente.

Máxima de manera:
1. Evita expresiones ambiguas.
2. Evita expresiones oscuras.
3. Sé breve (evita divagaciones innecesarias).
4. Procede ordenadamente.

Nada de lo publicado en este humilde espacio, nada de lo dicho por este escritor, nada de lo propuesto por estas palabras -y las venideras- contradiga las máximas anteriormente mencionadas.

Bienvenidos a este homenaje al signo intercambiado, a la imagen abstracta y la palabra figurada.

Aunque no lo crean, esto es poesía.

2 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal